Historia del despacho

La impronta del despacho ha quedado marcada, para siempre, por las poderosas personalidades jurídicas, sociales y humanas tanto de su fundador D. Adolfo Cuéllar Rodríguez, Abogado de gran prestigio en toda España y, entre otras muchas responsabilidades, Decano del Ilustre Colegio de Abogados de Sevilla entre 1961 y 1963, fecha de su fallecimiento, como de su hijo, D. Adolfo Cuéllar Contreras, que supo combinar el mantenimiento de las señas de identidad y rigor profesional del despacho, con una profunda inquietud social desde sus convicciones cristianas que le llevaron a una comprometida defensa de los derechos de los trabajadores, de las libertades democráticas y de la justicia con los más desfavorecidos, interviniendo, entre otros, en numerosas ocasiones ante el Tribunal de Orden Público y en el célebre Proceso 1.001, así como en diversas iniciativas jurídicas, políticas y sindicales. A su fallecimiento en 1.999, la ciudad de Sevilla le reconoció sus servicios rotulando a su nombre una calle en “su” barrio del Arenal.

Padre e hijo, con su propio estilo, escribieron intensas páginas de la abogacía y la sociedad sevillana y andaluza, abarcando su ejercicio profesional buena parte del pasado siglo, desde los inicios de la década de los años veinte hasta 1.999. Bajo su magisterio y ejemplo dieron sus primeros pasos en la profesión abogados de la categoría, entre otros, de D. Carlos García Fernández, D. Sixto de las Calle, D. Francisco Sanabria Escudero, D. Manuel Clavero Arévalo, D. Juan M. Mauduit Caller, D. Juan Calle Martínez, D. Carlos Corradini, D. Manuel Portero Frías, Don Alfonso Contreras Vilches, D. Gabriel Valpuesta Contreras, Don Isidoro Vital, D. Ildefonso Marañón…

Tras el fallecimiento de D. Adolfo Cuéllar Contreras, sus hijos Adolfo y Miguel Cuéllar Portero, tercera generación, acometieron la tarea de adaptar el despacho a los tiempos actuales, sin perder de vista sus orígenes, historia y tradición jurídica y sin olvidar la defensa de los más desfavorecidos y la esencia familiar de mantener un despacho accesible a todos, consagrado al servicio al cliente. En esta nueva andadura, como socios, se incorporaron  Pablo Ollero Pina y Alfonso Pérez Portero, constituyéndose la actual sociedad profesional "CUÉLLAR & ASOCIADOS ABOGADOS, S. L. P."

En sus más de noventa años de existencia, el despacho ha conocido tres sedes físicas: la “mítica” para la abogacía sevillana de los años de la posguerra de la calle Harinas 20 que estuvo en funcionamiento hasta el año 1970; la posterior de la calle Padre Marchena 22, en la que se vivieron importantes hitos relacionados con la conquista del régimen democrático, ambas en pleno centro histórico de la ciudad; y desde la primavera de 2.010, la actual del Edificio Sevilla-1 en la Avenida de San Francisco Javier número 24, en el centro de negocios de la ciudad.

Guadaliuris

Despacho miembro fundador de Guadaliuris, A.I.E